• Fechas: 18 de septiembre 2020 – 10 de enero 2021
  • Comisarias: Eleanor Nairne, Barbican Art Gallery y Lucía Agirre, Museo Guggenheim Bilbao.
  • Exposición organizada por: el Barbican Centre de Londres en colaboración con el Museo Guggenheim de Bilbao.
  • Patrocina: Seguros Bilbao

El Museo Guggenheim Bilbao presenta Lee Krasner. Color vivo, una retrospectiva dedicada a la artista neoyorquina pionera del expresionismo abstracto, que reúne una amplia selección piezas, algunas nunca antes mostradas en Europa. En la exposición, que cuenta con el patrocinio de Seguros Bilbao, el público comprobará la constante reinvención y exploración que caracteriza a la obra de Lee Krasner (1908-1984) a lo largo de cincuenta años de carrera: desde sus tempranos autorretratos y dibujos del natural, hasta las exuberantes y monumentales obras de principios de la década de 1960, pasando por sus Pequeñas imágenes de finales de los 1940 y sus rompedores collages de los 1950.

Lee Krasner (1908─1984), cuyo nombre original era Lena Krassner, nació en Brooklyn y creció en el seno de una familia de emigrantes rusos, judíos ortodoxos. Con 14 años de edad decidió dedicarse al arte y fue de las primeras creadoras de Nueva York que adoptó un planteamiento totalmente abstracto, convirtiéndose en pionera del Expresionismo Abstracto. En 1942 sus obras se incluyeron en la exposición colectiva French and American Painting y, dado que el único de los artistas incluido en aquella muestra a quien no conocía era Jackson Pollock, Krasner decidió ir a visitar su estudio. A partir de entonces, iniciaron una relación; en 1945 contrajeron matrimonio y se trasladaron a Springs, en Long Island.

A diferencia de muchos de sus contemporáneos, Krasner se negó a crear una “firma inconfundible”, algo que le parecía “rígido y nada vivo”. Al trabajar en ciclos de obras, buscó continuamente nuevos medios para alcanzar una expresión auténtica, incluso en sus épocas más turbulentas, debidas a la inestabilidad emocional de Pollock y a la muerte repentina de este en un accidente de automóvil en 1956. El formidable espíritu de Krasner se percibe a través del conjunto de obras que creó en su estudio a lo largo de más de cincuenta años, y que celebramos en la presente exposición.

Lee Krasner. Color vivo, la primera exposición de la artista estadounidense en España, reúne un excepcional conjunto de obras que abarcan la totalidad de su trayectoria, partiendo de sus primeros autorretratos y dibujos del natural, sus collages para el War Services Project, sus pinturas de Pequeñas imágenes de finales de los años cuarenta o los audaces collages que presentó en la Stable Gallery en 1955. En el verano de 1956 Krasner creó Profecía (Prophecy), composición dominada por una serie de formas carnosas de contornos negros y realces rosas que enfatizaban la iconografía corporal. Ese mismo verano enviudó, pero regresó a la pintura y realizó tres pinturas que continuaban la serie que había iniciado con Profecía (Prophecy). Al año siguiente comenzó a pintar sus Viajes nocturnos (Night Journeys), obras de una escala sin precedentes, realizadas con una paleta contenida de blanco y tierra de sombra. A comienzos de la década de 1960, el color invade los cuadros de Krasner; la artista crea pinturas exuberantes y monumentales, y sugerentes collages que parten de fragmentos de obras anteriores.

Su corpus artístico, que recorre cinco décadas, se caracteriza por una constante reinvención y una exploración incesante. Krasner falleció en junio de 1984.